Saltar al contenido

Blog

Las autoridades españolas nos han puesto nuevamente palos en las ruedas..

¡La solicitud de plantación, otra vez rechazada!

Necesito sacar esto de mi pecho y ventilar mi frustración. En enero, escribí sobre la burocracia que las autoridades españolas pusieron en nuestro camino. Lamento tener que decir que en menos de seis meses estoy escribiendo sobre una experiencia similar.

¡A veces te sientes tan pequeño! Normalmente sucede cuando trato con autoridades con poder. Pero es diferente con las autoridades españolas. Me siento completamente impotente.

Hay que solicitar un permiso para realizar nuevas plantaciones de vid y en primavera se notifica cada año la superficie de plantación permitida. La cuota anual de plantación se divide entre todos los que la solicitan y normalmente solo se le otorga una fracción de lo que se pidió.

Este año ha sido la segunda vez que la solicitamos  y la segunda vez que han rechazado nuestra petición. El motivo declarado para rechazar nuestra primera solicitud fue que no teníamos ventas. Bueno, ¿qué empresa de reciente creación puede tenerlas cuando el vino tiene que madurar durante algunos años antes de que pueda venderse? Este año nos aseguramos de que habíamos vendido algunas de nuestras uvas para poder presentar algunas ventas y, por lo tanto, presentar solicitud de plantación de nuevos viñedos. Una vez más, nuestra solicitud fue rechazada. Esta vez, el motivo que se dio fue que, como propietario, no tenía experiencia en la producción de vino. ¡Pero yo no soy el que planea y maneja el lado práctico de la viña!. Eso lo cuidan unos  viticultores con experiencia que lo han hecho toda la vida. ¡Se podria comparar a un nuevo director gerente de una compañía de automóviles que no puede expandir la fábrica porque no tiene ninguna experiencia en montar coches!

Las reglas del juego cambian constantemente … Me pregunto qué traerá el próximo año. Por supuesto, las autoridades podrían facilitarse las cosas usando la misma razón de falta de experiencia durante muchos años. Al menos estoy haciendo algo bueno cuando solicito permiso de plantación. A diferencia de Suecia, no es gratis. Hay que pagar por la solicitud. Así que he patrocinado a las autoridades con un poco de efectivo.

No estoy muy seguro de por qué se nos niega el permiso, pero no puede ser por falta experiencia en nuestro equipo. Estos temas tienen muchos connotaciones políticas y el agricultor local a menudo se ve favorecido …

Ahora tenemos 24 hectáreas, con vides que crecen en 14 de ellas y 10 hectáreas que esperan ser plantadas. Por el momento, no sé cómo voy a resolver esto, pero soy un hombre de negocios y he creado muchas empresas y también voy a conseguirlo con ésta. Siempre hay soluciones, simplemente tienes que ser paciente y persistente para encontrarlas.

Voy a concluir este blog con las mismas palabras que escribí la última vez sobre la burocracia española. Amamos a España y su gente, pero lo no amamos todo …

La pieza final del rompecabezas. Nuestra propia bodega.

Vista del pueblo de Marçà.

Crear un viñedo completamente funcional es un proyecto importante, y estamos encantados de anunciar que una pieza clave del rompecabezas encajó hoy. Hemos comprado una pequeña parcela de tierra cultivable, en realidad bastante insignificante. Conecta la zona alta del terreno con el resto de nuestra propiedad. Desde allí, tenemos una vista fantástica de nuestros viñedos y de Marçà, el pueblo más cercano. Compramos este terreno en noviembre de 2018 para gozar de una vista asombrosamente hermosa y pensamos que lo tendríamos como un lugar de picnic donde poder disfrutar de nuestros vinos con buenos amigos.

Y todavía tenemos la intención de hacerlo, pero el proyecto ha crecido desde entonces. Hemos decidido que es el lugar perfecto para construir una bodega. Para solicitar el permiso de construcción, todas las parcelas que poseemos deben estar unidas, y ahora lo están, gracias a este pequeño pedazo de tierra. Este proyecto tardará dos o tres años en completarse. Debe diseñarse y planearse, obtener los permisos de construcción, luego debe financiarse y construirse … No tenemos prisa. Actualmente estamos alquilando un espacio en “Cellers Sant Rafel”, donde tenemos nuestro propio equipo y este acuerdo funciona muy bien.

Hemos visitado cuatro empresas de arquitectura de gran reputación en Barcelona, y la que hemos elegido es www.batlleiroig.com. Batlle i Roig es un despacho de arquitectura integral con aproximadamente 100 empleados. Controla el proceso completo, desde el diseño, la planificación y la implementación del proyecto hasta el edificio terminado. Para nosotros es importante que el edificio esté integrado con su entorno y viceversa. Con esto queremos decir que el entorno natural se introduzca y se conecte con el edificio. Esto se llama “biofilia”, que significa “amor por la naturaleza” . Batlle i Roig tiene una experiencia considerable y está trabajando a la vanguardia de los desarrollos en este campo.

La bodega será diseñada con un enfoque en el visitante y la “experiencia del vino”. Después de visitar Bell Cros, deben ser nuestros vinos y la experiencia lo que los visitantes recuerden, no el edificio. La finalidad del edificio es apoyar y mejorar estas experiencias. Batlle i Roig entendió directamente lo que buscábamos; que la apariencia del edificio no es el objetivo principal. Seguramente no sea fácil de entender, para una firma de arquitectura que lo quiere es crear edificios fabulosos y elegantes.

Nuestra bodega se construirá en la colina, al fondo.
Podremos disfrutar de esta vista desde la bodega.
“Asi es como quiero que se vea…”
“ ¿..pero Xavi, lo entiendes?”
Ann tal vez disfrutó más del sol que de la visita a Batlle i Roig.

“El Tracte” – El apretón de manos.

La etiqueta para nuestras botellas de “El Tracte”, y la conraetiqueta explicando la historia del vino.

“BELL CROS” es el nombre que lucirá en la etiqueta de todos los vinos que producimos. Significa “HERMOSO VALLE” en catalán. Cada vino tendrá un nombre propio para distinguirse de los demás. El primer vino ya tiene nombre, unas 4.000 botellas de 100% cariñena,que se embotellará en breve. Lo llamamos “El Tracte”. Eso significa ” el trato, el apretón de manos” en catalán y fue una elección natural para el nombre de este vino. Simplemente porque se acordó con un apretón de manos, además de la firma del contrato oficial, que 4.000 kilos de uvas se incluirían en la compra del terreno a Joan y Maria. Un buen apretón de manos catalán es una forma común de sellar un acuerdo en las zonas rurales. Algo que significa más que una firma en un pedazo de papel.

En los últimos meses, los bocetos de etiquetas, corchos, cápsulas y cajas se han transformado en diseños acabados y precisos. Todo se ha ordenado y ahora simplemente estamos esperando que el Consejo Regulador de la Denominación de Origen, la DO Montsant, apruebe el vino. El Consejo Regulador es el organismo que garantiza la calidad del vino y realiza la evaluación sensorial para determinar si es típico de la región de Montsant.

Los esbozos de cápsulas, corchos y cajas se han transformado en precisos diseños.

Estamos en la tercera campaña y todavía no hay vino para beber.

Mis compañeros estudiantes de sommelier de la Escuela del Vino Vinkällan en Gothenburg haciendo la crítica de las muestras del primer vino Bell Cros.

Estamos muy ocupados preparándonos para la tercera temporada y  aún ninguno de nuestros vinos está listo para bebe. Pero pronto llegará…

La compra de nuestro primera finca en 2017 incluyó unos 4.000 kg de uvas  de variedad cariñena. El vino elaborado con aquella cosecha ya está listo para ser embotellado.

Por fin, comienza la verdadera diversión. ¡Saber que pronto podremos beber nuestro propio vino después de esperar 18 meses nos trae una sensación de alegría indescriptible! Y, por supuesto, ¡es el mejor vino que hemos probado nunca! ¿Opinion imparcial? No somos imparciales, aunque fuera el peor vino que hubiéramos bebido, nunca lo admitiríamos. Muchas emociones y una felicidad tremenda. Te contaremos más sobre este vino una vez que lo tengamos embotellado.

Ahora estamos en plena planificación de la cosecha de 2019, la tercera. Tres vinos tintos y un vino blanco de la cosecha de 2018 están madurando. Para poder ofrecer una selección completa, ampliaremos nuestra gama de productos con otros 2 o 3 tipos de vino, caracterizados por la frescura y la elegancia. Tienen tres niveles de calidad. Los nombres de trabajo que les hemos dado a estos niveles son “fácil de beber”, “maridaje con la comida” y “prestigio”.

Es mucho más difícil de lo que nunca hubiera imaginado proponer nombres para los diferentes vinos; aún no nos hemos decidido por ningúno, todavía los llamamos “vino feliz”, “vino viejo” y otras denominaciones. Los nombres vendrán, tienen que venir; estamos trabajando arduamente con nuestra agencia de publicidad para encontrar nombres que tengan una asociación con nuestro viñedo. Lo ideal es que sean nombres catalanes que sean fáciles de pronunciar para los angloparlantes … no es tan simple.

Y en breve lanzaremos un nuevo sitio web también. Todo está listo …

Pulgares arriba, signo de aprobación.
Miguel, nuestro mentor vinícola, fue una de las primeras personas con las que quisimos compartir el placer de beber nuestra primera botella de Bell Cros.
Alegria y sonrisas en la terraza de Xavi. Es la temporada de “calçots” un tipo de cebolletas cocidas que se mojan en salsa romesco y se devoran rápidamente. Hay que ponerse baberos, es un tema pringoso.
Tormenta de ideas con Anna, de la agencia de publicidad, para dar con los nombres para nuestros vinos. Siempre hay buen ambiente y alguna deliciosa copa si se trabaja con vinos.
Una caja repleta de tesoros bien envueltos (nuestro nuevo vino) abierta a su llegada a Suecia.

Recuperación del suelo – un trabajo de mierda.

Estas son las bellezas que plantaremos para obtener futuras cosechas.

Nos lo hemos tomado como un proyecto a largo plazo, no lo estamos haciendo para ganar dinero rápido. Lo estamos haciendo porqué es divertido y queremos crear algo sostenible y duradero.

Durante un año, hemos estado trabajando arduamente para restaurar el terreno a su estado original y hemos estado reponiendo los componentes esenciales que se han lixiviado del suelo a lo largo de los años. Este año se han aportado al suelo 75.000 kilos de microorganismos (estiércol). Es un trabajo duro y no es nada barato, un verdadero trabajo de mierda.  También hemos dejado de usar pesticidas químicos por completo. Ahora tienen que pasar dos años más antes de que nuestro viñedo sea completamente ecológico y podamos utilizar el símbolo de la UE para productos cultivados ecológicamente.

La mayoría de las cepas en nuestra finca tienen entre 30 y 80 años. Al igual que los humanos, las vides no viven para siempre. Cuanto más envejecen, menos producen, pero la calidad de las uvas sigue mejorando. Así que la cuestión de cuándo reemplazar las viñas viejas es financiera. En algunas zonas de nuestro viñedo, las vides crecen pobremente en algunas áreas y no producen lo suficiente.

Finalmente, hemos arrancado un total de una hectárea de cariñena; es desgarrador eliminar estas viejas cepas que han sido atendidas por familias trabajadoras durante generaciones.  Ya comenzamos a prepararnos para el cambio el año pasado y, después de la cosecha, cortamos los sarmientos de las cepas que había que arrancar. Estos se injertaron sobre portainjertos de pie americano, resistentes al temido insecto de la vid, la Filoxera. Al utilizar los sarmientos de nuestras propias vides, preservamos la genética de las cepas y la historia de la viña. Este período intensivo de replantación ha finalizado y estamos cuidando a nuestros nuevos bebés para que produzcan buenos rendimientos en 3 años, como mínimo, según lo estipulan las regulaciones. Como con cualquier cosa que tenga que ver con el vino, todo lo que se puede hacer es esperar …

Arrancando las viejas cepas, que ya no estaban en su mejor época.
Los nuevos injertos de cariñena.
Pie de viña americano, resistente a la filoxera.
Se necesitan muchas manos para plantar estas pequeñas bellezas.
Baltasar se asegura de que todo se haga correctamente, recto y ordenado.
¡Hora de comer!

Burocracia: simplemente acéptala.

Optimistas y alegres ante otra de nuestras "reuniones favoritas" con el notario.

Algo que hemos aprendido, además de a hacer vino, es que Suecia y España difieren mucho en lo que respecta al contacto con autoridades, instituciones, bancos, etc. Amamos a España y su gente, pero no nos gusta todo. Creo que debo mencionar la burocrática burocracia y las formalidades oficiales que nos hemos encontrado en España.

Desde el inicio de nuestra aventura en el vino hace poco más de un año, hemos estado en contacto con diversas autoridades e instituciones. Por ejemplo, cuando creamos nuestra empresa española, abrimos cuentas bancarias, compramos tierras (seis adquisiciones en total), solicitamos permisos de construcción, varios permisos y subsidios agrícolas, etc. En general, hemos aprendido (nos hemos visto obligados a aprender) que un abogado está involucrado en todo y que todos los asuntos terminan en el escritorio del notario público. Se necesita mucho tiempo para hacer cualquier cosa y se requiere mucha paciencia. Aunque la paciencia no es mi atributo más fuerte, estoy aprendiendo poco a poco, seguramente debemos aceptar que así es como se hacen las cosas aquí..

Estamos acostumbrados a la forma sueca de hacer negocios, registrarlo todo electrónicamente y resolver los problemas de forma rápida y sencilla con unos pocos clics. No se trata de un gran reto. No hay bases de datos reales en España (a excepción de las autoridades fiscales), lo que significa que todo debe ser examinado manualmente por un abogado y documentado en un papel que debe ser firmado. Hemos tenido que familiarizarnos nuevamente con los cheques bancarios para la compra de terrenos, en lugar de transferir el dinero electrónicamente.

Podría enumerar muchos ejemplos, pero he decidido no entrar en detalles. Establecer un negocio en España es muy complicado y costoso en comparación con Suecia. Los abogados, notarios, solicitudes, cheques, etc. no son gratuitos.

Pero a pesar de toda la burocracia, amamos a España, a su gente y lo que estamos haciendo. Tengo un gran respeto por los emprendedores que crean negocios en España. Nosotros hemos iniciado y gestionado muchas empresas en Suecia. Las autoridades e instituciones allí apoyan, alientan y asisten a las nuevas empresas, ayudándolas a ponerse en marcha hasta que aprendan lo esencial y puedan arrancar  su negocio.

Finalmente, tenemos una gran admiración por todos los propietarios de empresas en España. ¡Se merecen una palmadita en la espalda!

El vino – ¡más allá de nuestras expectativas!

¡Poco podiamos imaginar que un dia beberiamos nuestro propio vino directamente de la barrica!

Tanto la fermentación alcohólica como la maloláctica han finalizado. La fermentación maloláctica transforma el ácido málico en ácido láctico, dando al vino un cuerpo más suave y redondeado. De repente hemos notado que las cosas han tomado un giro serio. Hasta ahora, hemos estado trabajando en la idea de hacer un vino. Ahora es el momento de ver si nuestra idea de comprar un viñedo era tan buena. El vino dentro de las cubas de acero inoxidable y los barriles puede que todavía no esté listo para el consumo, pero ya se acerca mucho al producto terminado. Algunos de los cuatro a seis tipos diferentes de vino que comenzaremos a producir estarán listos para embotellar y beber en aproximadamente seis meses. Otros no estarán listos hasta dentro de otros dos años, más o menos. Esta cosecha nos ha ofrecido unas 25.000 botellas en total.

Nuestro enólogo Joan Asens, nos ha presentado con orgullo más de veinte muestras diferentes que había sacado de los tanques. Pudimos ver por el brillo de sus ojos que estaba muy satisfecho con lo que estábamos a punto de probar. Y tenía razón. Los vinos eran muy frescos, crujientes y aromáticos. El bajo rendimiento de la cosecha de este año, aproximadamente un 25% más bajo que el promedio, nos ha recompensado con una excelente calidad de uva.

Hemos redondeado la cata de muestras al estilo sueco, con vino caliente (Glögg) y galletas de jengibre (pepparkakor), siguiendo la costumbre de Navidad en Suecia.

Estamos encantados con lo que hemos catado. Es un buen augurio para el futuro. ¡Fue una buena idea, mejor de lo esperado!

Joan y Baltasar, contentos y satisfechos incluso antes de empezar la cata.
Empezamos a ejercer de críticos. La nariz dentro de la copa.
Cada vino que catamos corresponde a una de las 17 zonas en las que hemos dividido el viñedo.
Todo está funcionando bien. Xavi lo tiene todo bajo control.
Mi nombre en uno de los barriles.

¿Para qué hacerte las cosas fáciles a ti mismo?

La oferta llevaba incluida una “casa”.

Uno puede comprar un viñedo y una empresa ya en marcha y directamente disfrutar de la finca y los vinos. También puede comenzar desde cero, creando un viñedo paso a paso a lo largo de los años hasta que sea el momento de producir y disfrutar de su propio vino. Nosotros hemos elegido la ruta más dura y con más baches, por la sencilla razón de que pensamos que es más divertido. ¿Para qué hacerte las cosas fáciles a ti mismo?. Disfrutamos del proceso de crear algo nuevo, alimentarlo, verlo crecer y desarrollarse en un objetivo concreto. Esperemos que sea un lugar donde podamos estar juntos con amigos y simplemente disfrutar de nuestro propio vino.

Esta es la sexta vez en doce meses que hemos adquirido un terreno. Está junto a nuestra finca y comprende 2,6 hectáreas de Juan Salvador Vernet Peña; 1 hectárea de cepas de garnacha y olivos en el resto. Nuestro viñedo tiene ahora un tamaño de 24 hectáreas, 14 de las cuales están plantadas de vid.

En el terreno que hemos adquirido se encuentra una casa antigua, destartalada, de dos pisos. No tenemos ni idea de lo que vamos a hacer con ella, pero nuestras mentes ya le están dando vueltas a nuevas ideas. ¿Alguien tiene una buena sugerencia?

Como es común en la zona, hay árboles grandes cerca del edificio que brindan su sombra.
Aquí estaba la sala de estar con chimenea.
A cielo abierto, ¡buena ventilación!
Només cal tornar a posar le teules y ja ens podem instal·lar a la casa.
Haria falta también una puerta nueva.
El sol no brilla todos los dias. Ann luce unas botas improvisadas.

El lugar perfecto para un picnic.

Deseando montar pronto nuestro primer picnic en este alucinante mirador sobre nuestra finca.

Estamos muy contentos de haber adquirido un pequeño terreno de 1,6 hectáreas a Miquel Lluis Nolla Águila, una parcela  colindante con nuestra finca. Solo una pequeña parte, 0,3 hectáreas, está plantada con cepas de garnacha de 25 años. El terreno es por ahora sólo una ladera con terrazas. Posiblemente plantaremos cepas en un futuro, pero la razón principal para comprarla es la increíble vista sobre nuestra propiedad. Es el lugar perfecto para hacer un picnic disfrutando de nuestros vinos junto a buenos amigos.

Felices y contentos.

La cosecha es totalmente manual.

Después de más dos semanas de recolección intensiva de la uva, hemos terminado la cosecha. El rendimiento ha sido ligeramente más bajo de lo que esperábamos porque ha sido un año muy seco. En contrapartida, las vides han producido uvas más aromáticas y de excelente calidad , que le darán al vino un color excelente.

Los vinos, en algunos de los tanques de inox han terminado de fermentar, mientras que en otros todavía están burbujeando vigorosamente. Sinceramente, me encanta el sonido, es como una fresca brisa marina. Quedan todavía meses de trabajo en la bodega, incluido el proceso de fermentación maloláctica. Elaboraremos de 4 a 6 tipos diferentes de vino de los aproximadamente 24.000 Kg. de uvas que recolectamos, con un total de alrededor de 20.000 botellas … en nuestro primer año.

Nuestra primera cosecha ha sido una experiencia extremadamente agradable que nos ha enseñado mucho. El viñedo se encuentra en un valle, por lo que las parcelas están orientadas en todas direcciones, lo que significa que las uvas no maduran todas al mismo tiempo. La cariñena y la garnacha maduran también en diferentes momentos, por lo que la época de vendimia es bastante complicada. Joan, nuestro enólogo, planeó el trabajo con detalle y dividió las 12,5 hectáreas de viñedo en 17 zonas y luego subdividió estas zonas. Baltasar y su equipo se levantaban al amanecer, cuando el tiempo es fresco, para continuar con el trabajo físico. Dentro de la bodega, Xavi se ocupó de las uvas cosechadas, metiéndolas en los tanques de acero inoxidable para comenzar la fermentación.

Muchísimas gracias a todos (Joan, Baltasar, Xavi …), nada de esto hubiera sido posible sin vosotros. ¡¡¡Sois, simplemente, los mejores!!!

¡Delicioso!
Otro racimo listo para vendimiar.
Concentración.
¡Es muy divertido!
Un merecido almuerzo.
Uno de los últimos cubos.
Y una de las últimas cajas que llenaremos.
Baltasar, siempre tan contento.
Cajas de cariñenas de 50 años.
Se acabó la vendimia este año.