Saltar al contenido
Mis compañeros estudiantes de sommelier de la Escuela del Vino Vinkällan en Gothenburg haciendo la crítica de las muestras del primer vino Bell Cros.

Estamos en la tercera campaña y todavía no hay vino para beber.

Estamos muy ocupados preparándonos para la tercera temporada y  aún ninguno de nuestros vinos está listo para bebe. Pero pronto llegará…

La compra de nuestro primera finca en 2017 incluyó unos 4.000 kg de uvas  de variedad cariñena. El vino elaborado con aquella cosecha ya está listo para ser embotellado.

Por fin, comienza la verdadera diversión. ¡Saber que pronto podremos beber nuestro propio vino después de esperar 18 meses nos trae una sensación de alegría indescriptible! Y, por supuesto, ¡es el mejor vino que hemos probado nunca! ¿Opinion imparcial? No somos imparciales, aunque fuera el peor vino que hubiéramos bebido, nunca lo admitiríamos. Muchas emociones y una felicidad tremenda. Te contaremos más sobre este vino una vez que lo tengamos embotellado.

Ahora estamos en plena planificación de la cosecha de 2019, la tercera. Tres vinos tintos y un vino blanco de la cosecha de 2018 están madurando. Para poder ofrecer una selección completa, ampliaremos nuestra gama de productos con otros 2 o 3 tipos de vino, caracterizados por la frescura y la elegancia. Tienen tres niveles de calidad. Los nombres de trabajo que les hemos dado a estos niveles son «fácil de beber», «maridaje con la comida» y «prestigio».

Es mucho más difícil de lo que nunca hubiera imaginado proponer nombres para los diferentes vinos; aún no nos hemos decidido por ningúno, todavía los llamamos «vino feliz», «vino viejo» y otras denominaciones. Los nombres vendrán, tienen que venir; estamos trabajando arduamente con nuestra agencia de publicidad para encontrar nombres que tengan una asociación con nuestro viñedo. Lo ideal es que sean nombres catalanes que sean fáciles de pronunciar para los angloparlantes … no es tan simple.

Y en breve lanzaremos un nuevo sitio web también. Todo está listo …

Pulgares arriba, signo de aprobación.
Miguel, nuestro mentor vinícola, fue una de las primeras personas con las que quisimos compartir el placer de beber nuestra primera botella de Bell Cros.
Alegria y sonrisas en la terraza de Xavi. Es la temporada de “calçots” un tipo de cebolletas cocidas que se mojan en salsa romesco y se devoran rápidamente. Hay que ponerse baberos, es un tema pringoso.
Tormenta de ideas con Anna, de la agencia de publicidad, para dar con los nombres para nuestros vinos. Siempre hay buen ambiente y alguna deliciosa copa si se trabaja con vinos.
Una caja repleta de tesoros bien envueltos (nuestro nuevo vino) abierta a su llegada a Suecia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *