Saltar al contenido

Una larga montaña rusa …

En el blog anterior, mencioné que las cosas han ido arriba y abajo, como en una montaña rusa. Estábamos empezando a desarrollar nuestro proyecto de convertir un almacén en una bodega de vanguardia. A pesar del apretado marco de tiempo, el plan era tener una bodega totalmente funcional lista para la próxima cosecha en septiembre/octubre de 2022. Estábamos tan contentos de que el proyecto estuviera al fin en marcha después de todos estos años de planificación que también decidimos renovar un pequeño edificio de piedra en nuestra finca y convertirlo en una bodega boutique para vinos naturales.

Pero en España, las cosas rara vez van como se esperaba y se habia planeado. A menudo es una lucha contra el tiempo, la burocracia y las autoridades. He dirigido empresas en muchos países europeos y he trabajado con  exportaciones toda mi vida. En mi experiencia y opinión, España es el país donde es, o ha sido, más difícil administrar una empresa. Admiro a todos los que en España dirigen un negocio.

Dicho esto, se ha confirmado desde nuestro «nuevo comienzo» en noviembre de 2021 que no somos elegibles para solicitar la financiación de la UE, que sería lo habitual en esta industria, para nuestro proyecto. Obviamente, esto tiene un grave impacto en nuestros planes. Hubiera sido divertido tener una bodega boutique para vinos naturales, pero estamos teniendo que guardar ese apartado. También son necesarios otros ajustes de costes para mantener el proyecto dentro de los presupuestos restringidos.

Ya hemos encargado toda la maquinaria de producción de vino. El coste final es más alto que el estimado y nos han dicho que esperemos algunos retrasos. La situación no mejora con las consecuencias de la pandemia COVID-19, con elevados aumentos de precios y un corona sueca más débil. La pandemia también ha hecho extremadamente difícil encontrar una empresa de construcción que tenga tiempo o predisposición para asumir el proyecto. En el momento de escribir ésto, todavía no hemos logrado involucrar a ningún constructor.

Lo que he escrito en este blog puede sonar pesimista. He estado pensando por algún tiempo si publicarlo o no. Pero queremos ser transparentes y decir honestamente que el negocio del vino no siempre es tan romántico como podría parecer. Espero que me perdonen por estar un poco deprimido. Sin embargo, estamos luchando y queda por ver si tendremos una bodega completamente funcional para nuestra cosecha de septiembre / octubre de 2022.

Continuará…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *