Saltar al contenido

Iniciamos la prueba real. ¡Hora de empezar a vender!

Hemos estado trabajando en silencio durante varios meses, pero llegó la hora de comenzar a hacer ruido. Cuando estábamos investigando en qué consistía la gestión de un viñedo, todos nos decían «sabemos cómo cultivar uvas y hacer un gran vino, pero no somos muy buenos vendiéndolo». Con nuestros antecedentes, sabíamos que esto era exactamente lo que podíamos aportar al negocio. Después de poco más de dos años, ahora es el momento de comenzar a vender el vino que hemos producido con la ayuda de tantas personas fantásticas en Montsant. Es hora de mostrarle al mundo lo que tenemos. ¿Nerviosos? No, en absoluto…

Ya tenemos unas 50.000 botellas en stock y esto aumentará con la nueva cosecha 2019, lo que también inmovilizará más capital. Sabemos que cuesta dinero producir un nuevo vino y presentarlo al mercado. Por lo tanto, calculamos tener que financiar la empresa durante los primeros 5 a 7 años. Cuanto antes comencemos a vender, más corto será ese período. Vamos a comenzar a buscar distribuidores en nuestros mercados nacionales, Suecia y Cataluña. Organizaremos algunos eventos de lanzamiento en Cataluña para posibles distribuidores, prensa y medios de comunicación a finales de enero de 2020.

En la actualidad, no tenemos ningún distribuidor en Suecia, pero hemos recibido tantas solicitudes para saber dónde comprar nuestro vino que sentimos que teníamos que hacer algo antes de organizarnos. El 4 de diciembre, celebramos un evento de pre-lanzamiento en Suecia, en el bar de vinos español Juan Font en Gotemburgo. ¡Qué noche tan especial!. A ella asistieron viejos y nuevos amigos que querían conocer nuestro vino. Las palabras no pueden describir cómo nos sentimos al lanzar nuestro producto después de trabajar tanto y tan duramente en este proyecto. Fuimos recompensados ​​con muchas caras felices y comentarios alentadores. Fue una noche que recordaremos para siempre, nuestro agradecimiento a todos.

También me gustaría mencionar que después de estudiar en la escuela de vinos Vinkällan en Gotemburgo durante más de un año, ahora puedo presentarme orgullosamente como sumiller. Aunque es genial tener todo estos estudios a mis espaldas, realmente voy a echar de menos ir a la escuela y encontrarme con todos mis amigos fanáticos del vino. Nunca imaginé que me convertiría en un obsesionado  en el mundo del vino, pero lo he hecho. Además de adquirir una gran cantidad de conocimiento sobre el vino, descubrí el maravilloso mundo en el que vivimos. Un mundo lleno de excelentes vinos con diferentes perfiles de sabor. He aprendido a apreciar el Jerez, el Spätburgunder de Alemania,  el Txakoli del Pais Vasco, en el norte de España, y una gran cantidad de otros vinos. Gracias a todos mis maestros inspiradores y a mis amigos del vino por compartir un tiempo fantástico.

Fotografias par alas nuevas fichas de producto. El equipo de Bell Cros ejerciendo de foto modelos. No porque fuera más barato, sino simplemente poque eran los más guapos. 🙂
Ann haciendo prácticas de camarera.
Un orgulloso sumiller, recientemente graduado.
Un puñado de nuevos y felices sumilleres y de fanáticos del vino, reunidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *