Saltar al contenido
Todo el equipo reunido para vendimiar las primeras uvas de esta cosecha.

La cosecha ha comenzado.

La mayor parte de la primavera y el verano han sido extremadamente secos y calurosos, lo que ha adelantado la cosecha en un par de semanas. Finalmente, ha llegado el momento de poner en práctica el aprendizaje teórico. Vendimiamos las uvas de la variedad merlot, que están adaptadas para el cultivo en climas más al norte, ligeramente más fríos. Eso significa que maduran más temprano en nuestra región que las uvas autóctonas cariñena y garnacha.

Las cepas de merlot cubren solo una pequeña parcela de tierra. En total, recogimos algo más de 600 Kg., lo que significa aproximadamente 500 botellas. La cosecha no duró mucho. Comenzamos temprano como de costumbre, pero después de algunas horas cálidas y sudorosas, al menos para gente del norte como nosotros, fue agradable entrar en la bodega. Allí las uvas fueron despalilladas, trituradas y luego bombeadas a los tanques de acero inoxidable.

A continuación se deja macerar durante unos días para permitir que los componentes aromáticos y los agentes colorantes se desprendan de la piel de la uva. En esta etapa, el mosto se mantiene a baja temperatura para evitar el inicio de la fermentación.

¡No es tan fácil como parece!
Hemos terminado por hoy.
Nico, Xavi y Joan separan las uvas del raspón y se estrujan los granos de uva.
Esto era un poco más fácil.
Las uvas trituradas son bombeadas al depósito.
Añadiendo levaduras para ayudar en la fermentación.
8.652 Kg. preparados para empezar la fermentación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *