Saltar al contenido
Vista del pueblo de Marçà.

La pieza final del rompecabezas. Nuestra propia bodega.

Crear un viñedo completamente funcional es un proyecto importante, y estamos encantados de anunciar que una pieza clave del rompecabezas encajó hoy. Hemos comprado una pequeña parcela de tierra cultivable, en realidad bastante insignificante. Conecta la zona alta del terreno con el resto de nuestra propiedad. Desde allí, tenemos una vista fantástica de nuestros viñedos y de Marçà, el pueblo más cercano. Compramos este terreno en noviembre de 2018 para gozar de una vista asombrosamente hermosa y pensamos que lo tendríamos como un lugar de picnic donde poder disfrutar de nuestros vinos con buenos amigos.

Y todavía tenemos la intención de hacerlo, pero el proyecto ha crecido desde entonces. Hemos decidido que es el lugar perfecto para construir una bodega. Para solicitar el permiso de construcción, todas las parcelas que poseemos deben estar unidas, y ahora lo están, gracias a este pequeño pedazo de tierra. Este proyecto tardará dos o tres años en completarse. Debe diseñarse y planearse, obtener los permisos de construcción, luego debe financiarse y construirse … No tenemos prisa. Actualmente estamos alquilando un espacio en «Cellers Sant Rafel», donde tenemos nuestro propio equipo y este acuerdo funciona muy bien.

Hemos visitado cuatro empresas de arquitectura de gran reputación en Barcelona, y la que hemos elegido es www.batlleiroig.com. Batlle i Roig es un despacho de arquitectura integral con aproximadamente 100 empleados. Controla el proceso completo, desde el diseño, la planificación y la implementación del proyecto hasta el edificio terminado. Para nosotros es importante que el edificio esté integrado con su entorno y viceversa. Con esto queremos decir que el entorno natural se introduzca y se conecte con el edificio. Esto se llama «biofilia», que significa “amor por la naturaleza” . Batlle i Roig tiene una experiencia considerable y está trabajando a la vanguardia de los desarrollos en este campo.

La bodega será diseñada con un enfoque en el visitante y la «experiencia del vino». Después de visitar Bell Cros, deben ser nuestros vinos y la experiencia lo que los visitantes recuerden, no el edificio. La finalidad del edificio es apoyar y mejorar estas experiencias. Batlle i Roig entendió directamente lo que buscábamos; que la apariencia del edificio no es el objetivo principal. Seguramente no sea fácil de entender, para una firma de arquitectura que lo quiere es crear edificios fabulosos y elegantes.

Nuestra bodega se construirá en la colina, al fondo.
Podremos disfrutar de esta vista desde la bodega.
“Asi es como quiero que se vea…”
“ ¿..pero Xavi, lo entiendes?”
Ann tal vez disfrutó más del sol que de la visita a Batlle i Roig.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *