Saltar al contenido
¡La solicitud de plantación, otra vez rechazada!

Las autoridades españolas nos han puesto nuevamente palos en las ruedas..

Necesito sacar esto de mi pecho y ventilar mi frustración. En enero, escribí sobre la burocracia que las autoridades españolas pusieron en nuestro camino. Lamento tener que decir que en menos de seis meses estoy escribiendo sobre una experiencia similar.

¡A veces te sientes tan pequeño! Normalmente sucede cuando trato con autoridades con poder. Pero es diferente con las autoridades españolas. Me siento completamente impotente.

Hay que solicitar un permiso para realizar nuevas plantaciones de vid y en primavera se notifica cada año la superficie de plantación permitida. La cuota anual de plantación se divide entre todos los que la solicitan y normalmente solo se le otorga una fracción de lo que se pidió.

Este año ha sido la segunda vez que la solicitamos  y la segunda vez que han rechazado nuestra petición. El motivo declarado para rechazar nuestra primera solicitud fue que no teníamos ventas. Bueno, ¿qué empresa de reciente creación puede tenerlas cuando el vino tiene que madurar durante algunos años antes de que pueda venderse? Este año nos aseguramos de que habíamos vendido algunas de nuestras uvas para poder presentar algunas ventas y, por lo tanto, presentar solicitud de plantación de nuevos viñedos. Una vez más, nuestra solicitud fue rechazada. Esta vez, el motivo que se dio fue que, como propietario, no tenía experiencia en la producción de vino. ¡Pero yo no soy el que planea y maneja el lado práctico de la viña!. Eso lo cuidan unos  viticultores con experiencia que lo han hecho toda la vida. ¡Se podria comparar a un nuevo director gerente de una compañía de automóviles que no puede expandir la fábrica porque no tiene ninguna experiencia en montar coches!

Las reglas del juego cambian constantemente … Me pregunto qué traerá el próximo año. Por supuesto, las autoridades podrían facilitarse las cosas usando la misma razón de falta de experiencia durante muchos años. Al menos estoy haciendo algo bueno cuando solicito permiso de plantación. A diferencia de Suecia, no es gratis. Hay que pagar por la solicitud. Así que he patrocinado a las autoridades con un poco de efectivo.

No estoy muy seguro de por qué se nos niega el permiso, pero no puede ser por falta experiencia en nuestro equipo. Estos temas tienen muchos connotaciones políticas y el agricultor local a menudo se ve favorecido …

Ahora tenemos 24 hectáreas, con vides que crecen en 14 de ellas y 10 hectáreas que esperan ser plantadas. Por el momento, no sé cómo voy a resolver esto, pero soy un hombre de negocios y he creado muchas empresas y también voy a conseguirlo con ésta. Siempre hay soluciones, simplemente tienes que ser paciente y persistente para encontrarlas.

Voy a concluir este blog con las mismas palabras que escribí la última vez sobre la burocracia española. Amamos a España y su gente, pero lo no amamos todo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *