Saltar al contenido
De vuelta a España por fin después de siete meses. Empezamos mudándonos a nuestro nuevo piso en Tarragona.

¡Es muy divertido tener un viñedo!

Han pasado siglos desde mi última publicación en el blog. Ojalá eso cambie pronto. La pandemia de Covid-19 está menguando y existe la sensación general de que la gente está comenzando a planificar y a mirar hacia el futuro nuevamente. Ese es definitivamente el caso de Bell Cros.

Estamos llenos de esperanza y de expectativas. Finalmente regresamos a Montsant hace un par de semanas, después de estar fuera desde la última vendimia, en septiembre de 2020. ¡Imagínense lo bien que sienta! A nuestro regreso, recibimos a los primeros visitantes de nuestro viñedo. El equipo de Muxinach, nuestro distribuidor para la región de Barcelona, ​​vino y pasó el día con nosotros. Hacía un clima perfecto para un gran día al aire libre. La visita comenzó con un recorrido por la viña, guiado por nuestro enólogo Joan Asens. Nuestro viñedo ha recibido muchas atenciones este invierno. Se han plantado nuevas vides, instalado un nuevo sistema de soporte de la planta, instalado un nuevo riego, introducido la confusión sexual (feromonas femeninas) como método orgánico de control de plagas, etc. Todo hecho por nuestro nuevo miembro del equipo, Andreu Toldrá, que ahora está a cargo del trabajo diario en la viña. Nuestro maravilloso Baltasar Vendrell ha dejado Bell Cros para volver a trabajar en su viñedo familiar.

El recorrido concluyó en nuestra caseta de piedra en medio del viñedo, donde Ramon Roset nos esperaba con una degustación de quesos y vinos. Probamos varios quesos tanto solos como combinados con vino. Es fascinante cómo la combinación resalta los sabores de ambos elementos. Personalmente, estaba muy emocionado de probar cuatro vinos blancos de Bell Cros, completamente diferentes, junto con los quesos. ¡Nos enorgullece y nos alegra ver lo que nosotros, el “Equipo Bell Cros”, hemos conseguido! Tengo que hablaros del vino Brisat (blanco/naranja) ONE OFF # 3, elaborado íntegramente con garnacha blanca, que ha macerado durante un mes y luego dejado reposar en una vasija de granito en forma de huevo. El vino tiene un sabor complejo y persistente que simplemente se desarrolla en la boca.

El día habría terminado en este punto si Miguel Figini no hubiera encendido la barbacoa y se hubiera puesto a asar diferentes carnes al más puro estilo argentino para nuestros invitados. ¡Y había otro regalo en la trastienda! Joan Asens eligió una selección de vinos tintos, algunos ya disponibles en el mercado y otros aún por lanzar, para acompañar la comida.

Luego, Anne y Ann les sirvieron a todos una rebanada de pastel de almendras Daim, comprado en IKEA, para completar perfectamente la agradable visita de seis horas. No hace falta decir que esto requería otro vino nuevo, un vino espumoso Ancestral (Pet Nat), que algunos de nuestros invitados pudieron abrir personalmente.

Seis horas que simplemente pasaron volando, y nos dimos cuenta de algo que casi habíamos olvidado … lo divertido que es tener un viñedo.

Joan guía a los visitantes por el viñedo y explica las diferentes estructuras del suelo.
Estamos creciendo, ahora tenemos 17 hectáreas de viñedo.
Se han instalado nuevos postes en la viña.
Qué hermosa vista crean. 😊
Ramon explica cómo combinan juntos el vino y el queso.
Daniel en buena compañía.
Miguel enciende la barbacoa. Seguro que estará delicioso con un argentino preparando la parrillada..
Disfrutando de la vida.
Miguel explica a Toni cómo destapar una botella de vino. Y el resultado …
Los nuevos miembros del equipo están limpiando orgánicamente los depósitos de agua, comiéndose las algas. Luego yo podría servir pescado con nuestro vino. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *