Saltar al contenido
Ann, contenta tras haber acabado sus primeros deberes catando 13 vinos diferentes de la DO Montsant.

¡¡El vértigo de aprender!!

Finalmente hemos completado nuestro entrenamiento básico con Miquel después de pasar 17 intensos días juntos. El vino y la política han sido temas recurrentes mientras conducíamos de un viñedo a otro. Las discusiones han continuado hasta bien entrada la noche en el hotel.

Hemos recibido una base sólida sobre los métodos de producción del vino y hemos estudiado las variedades autóctonas cariñena y garnacha, que se utilizan para elaborar vino en Montsant y Priorat. Hemos probado muchos vinos blancos fantásticos en Terra Alta y Penedés, elaborados con garnacha, parellada, macabeo y xarel·lo. Como una especie de viaje de graduación, viajamos por la región del Penedés, donde se produce el 95% de todo el Cava.

Conocimos a mucha gente entregada y maravillosa en los viñedos que visitamos. Nos sorprendió lo abiertos y hospitalarios que son todos. Aquí no hay secretos, sino todo lo contrario, todos estaban contentos de pasar el tiempo hablando con nosotros y enseñándolo todo. ¡Muchísimas gracias a todas las personas fantásticas que nos cuidaron y nos han convertido en verdaderos entusiastas del vino!

Finalmente, nos gustaría agradecer a Miguel por compartir con nosotros sus grandes conocimientos y experiencia y por permitirnos acceder a su enorme red de contactos que se extiende a través de todas las áreas relacionadas con el vino. También debemos darle un agradecimiento especial por todos los deberes  que nos ha mandado, que a menudo involucran probar diferentes tipos de vino. La escuela ha adquirido un significado totalmente nuevo para nosotros y nos encantaría hacer más deberes. ☺

Francesc Frisach, de Celler Frisach, abre una botella de espumoso Ancestral.
Un ejemplo de alta tecnología de producción vinícola en un entorno elegante, en la bodega Hacienda Altés.
Toni Carbó (izq.), de La Salada & Mas Candi, nos deja catar un vino, producido mediante métodos antiguos, directamente de barrica.
Loxarel, el productor de Cava, fermenta y envejece sus vinos en ánforas.
Josep Mitjans, de Loxarel, le ofrece a Ann una copa de “REFUGI” frente a la salida del refugio del antiguo aeródromo militar.
Albert Lopez, de Esteve i Gibert Viticultors, nos muestra como etiquetan y sellan las botellas con cera, a mano.
Eduard Pié (izq.) de Sicus Celler, conserva su vino en ánforas enterradas en el viñedo.
Eduard (der.) nos prepara una fiesta en un precioso y simple espacio entre viñas.
Aqui solo se producen vinos naturales y todo se hace a mano. A la izquierda está Antonella Gerosa, de Partida de Creus.
Nuestra familia no pudo mantenerse alejada cuando llegó el momento de probar el Cava. A la izquierda, nuestra hija Ida y su novio Nicholas. Mireia Borrell de Gramona nos ofreció un fantástico tour por sus viñedos.
En la parte inferior se ven los cuernos de vaca con los que Gramona desarrolla sus preparaciones biodinámicas.
Nicholas, el novio de Ida, que tiene una mente más técnica, se muestra más interesado en el proceso de producción de Vilarnau que en beber Cava.
René Barbier, de Venus La Universal, no sólo produce vino fantástico, también prepara comida deliciosa.
¡Regresamos a lo esencial! Las uvas se pisan a la manera tradicional en Cellers Scala Dei.
Josep Lluis Perez, de Mas Martinet, uno de los cinco enólogos que vinieron de Francia en los años 80 e hicieron famoso el Priorat, explica a Ann como afectan al vino las diferentes temperaturas de fermentación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *