Saltar al contenido
¡Poco podiamos imaginar que un dia beberiamos nuestro propio vino directamente de la barrica!

El vino – ¡más allá de nuestras expectativas!

Tanto la fermentación alcohólica como la maloláctica han finalizado. La fermentación maloláctica transforma el ácido málico en ácido láctico, dando al vino un cuerpo más suave y redondeado. De repente hemos notado que las cosas han tomado un giro serio. Hasta ahora, hemos estado trabajando en la idea de hacer un vino. Ahora es el momento de ver si nuestra idea de comprar un viñedo era tan buena. El vino dentro de las cubas de acero inoxidable y los barriles puede que todavía no esté listo para el consumo, pero ya se acerca mucho al producto terminado. Algunos de los cuatro a seis tipos diferentes de vino que comenzaremos a producir estarán listos para embotellar y beber en aproximadamente seis meses. Otros no estarán listos hasta dentro de otros dos años, más o menos. Esta cosecha nos ha ofrecido unas 25.000 botellas en total.

Nuestro enólogo Joan Asens, nos ha presentado con orgullo más de veinte muestras diferentes que había sacado de los tanques. Pudimos ver por el brillo de sus ojos que estaba muy satisfecho con lo que estábamos a punto de probar. Y tenía razón. Los vinos eran muy frescos, crujientes y aromáticos. El bajo rendimiento de la cosecha de este año, aproximadamente un 25% más bajo que el promedio, nos ha recompensado con una excelente calidad de uva.

Hemos redondeado la cata de muestras al estilo sueco, con vino caliente (Glögg) y galletas de jengibre (pepparkakor), siguiendo la costumbre de Navidad en Suecia.

Estamos encantados con lo que hemos catado. Es un buen augurio para el futuro. ¡Fue una buena idea, mejor de lo esperado!

Joan y Baltasar, contentos y satisfechos incluso antes de empezar la cata.
Empezamos a ejercer de críticos. La nariz dentro de la copa.
Cada vino que catamos corresponde a una de las 17 zonas en las que hemos dividido el viñedo.
Todo está funcionando bien. Xavi lo tiene todo bajo control.
Mi nombre en uno de los barriles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *